viernes, 30 de marzo de 2018

MEANDRO DEL MELERO RUTA EN MOTO DE 540 KM

Es 29 de Marzo y es la segunda entrada en el blog que hago Esta vez Nos vamos a ver el Meandro del Melero. Pesareis ¿porque ya no subo tantos artículos de viajes en moto enseñando sitios alucinantes?


La razón es que tengo todo súper trillado y cada vez me tengo que ir más lejos.  Me gustaría hacerlo, pero el tiempo es algo que no tenemos todos y yo soy uno de ellos. Ojala saliera algún patrocinador que me diga, “Te pagamos un sueldo por viajar y publicar tus viajes con estas fotos tan estupendas que haces” Pues mientras esto no salga y pienso que no me va a salir nunca. Esto es lo que os puedo ofrecer. Yo lo hago por enseñaros mundo y daros ideas para poder hacer viajes y ver cosas bonitas. Os agradezco de corazón que estéis siempre ahí acompañándome cada vez que salgo. Me encantan vuestros comentarios.

Ahora cuando se me ocurre algún sitio chulo para ir, os enseño como siempre como hacerlo vosotros y podáis disfrutar lo mismo o más que yo.

Ya tenía pensado ir al Meandro del Melero hace mucho tiempo. Pero acordaros cuando subí fotos y videos del pantano del burguillo, estaba vacío por las pocas lluvias que hemos tenido. Esto es algo que ha cambiado porque llevamos un tiempo que no para de llover, con lo cual he aprovechado para ir y verlo en todo su esplendor.

Este viaje son 540 km. Salí sobre las 11:00 de la mañana. Lo sé, tenía que haber salido más pronto. Llegue a casa sobre las 24:30 de la noche.

La primera parada ha sido en Navaluenga ya es algo habitual. En Pit Lane, Ya lo conocemos todos por la tapa de la sartencita, Esta vez tiene: un huevo frito, patatas y lo ultimo lo suelen cambiar, esta vez picadillo de cordero. Para coger energía es estupendo y la gente que te atiende son geniales.




Voy hacia el Barco de Ávila. Es el siguiente punto de referencia que pongo en el gps, entre Burgohondo y Hoyo Casero me pasan como una seis motos que van lanzados y en una curva que había algo de arena, una de ellas se va al suelo, me paro, pregunto si necesitan mi ayuda, me contestan que no y sigo mi camino. Por favor ir con precaución, nunca se puede saber que te puedes encontrar en el camino. En todo el viaje en la carretera vi un águila y cuatro zorros muertos, esto te puede llevar al suelo.

En el tramo que va desde Hoyocasero hasta el Barco de Ávila vemos espectaculares paisajes viendo toda la sierra de Gredos con los picos nevados dándole una belleza inimaginable y gracias a las lluvias me recordó en alguna ocasión mi viaje por Escocia con todos los campos llenos de agua.





Una cosa curiosa que me pasó, es que cuando paso el parador de Gredos voy a repostar y veo que pone el contador del surtidor a cero, pero mi sorpresa es que cuando saco la manguera se pone en marcha como si estuviera echando gasolina, entro y se lo digo al personal de la tienda, me dicen que vuelva a colgar la manguera y lo vuelva a intentar. Mucho ojo con esta gasolinera porque me pareció muy raro esto que me paso. 

Pasamos el Barco de Ávila hasta llegar a Béjar. Tengo puesto en el Gps que no vaya nunca por Autopistas y eso es un truco para que se meta por carreteras que nunca te encuentras a nadie y son las que realmente te dan sorpresas cuando salimos a explorar sitios nuevos.

Nos mete por el centro de Béjar y cruzamos al otro lado por un camino por donde podemos ver una caída de agua muy bonita, El primer pueblo que nos encontramos al otro lado es La calzada de Béjar. Es pequeño pero os vais a dar cuenta de que tiene unas casas las cuales ya dan otra imagen del cambio de provincias y cultura.



Ya son las Cuatro de la tarde y la siguiente parada antes de llegar a Sotoserrano es ir donde suelo comer, tenía mis dudas de si me darían de comer a esas horas tan tardías, Llego sobre las cinco de la tarde. Para entrar cruzamos un puente Romano y luego es un camino de tierra. Entro y pregunto que si me dan de comer, me afirman que sí, pido la carta y veo que ya no están los dos menús que había antes. Había uno de 16€ que tenía churrasco y lo han quitado. Ahora lo han dejado en uno que vale 20€. Puedes elegir chuletón o pescado.



En mi caso fue chuletón y de primero te ponen patatas revolconas y para en medio una ensalada. La carne esta riquísima pero a mi parecer ahora lo veo caro. El chuletón, estaba bueno pero no era muy grande que es lo que suelo comer en otros sitios.



El restaurante se llama el Chiringuito y como os he dicho en otra ocasiones justamente en frente tenéis un rio y que os podéis pegar un baño antes de comer y os quedáis nuevos. Hay una especie de playa muy chula.

Pues después de comer esta rica carne, nos ponemos otra vez en marcha, Ya de camino a Rio Malo de Abajo. Hasta llegar a este pueblo el paisaje es espectacular, Nos encontramos en la Sierra de Francia el cual lo cruza el rio Alagón dándonos una gran alegría a nuestros ojos con bonitos vistas.

Ahora vamos al tajo que es a lo que hemos venido a ver. Desde Rio Malo de Abajo hasta el Meandro Del Melo tenemos un camino un poco complicado, pero si vas despacio con la moto, lo puedes subir perfectamente. Aquí ya me contareis como ha sido vuestra subida que hasta el mirador son 3.2 km de pista.  



Como es Semana Santa nos encontramos un montón de gente de vacaciones y justo este sitio estaba hasta arriba. En la subida casi no caben dos coches en el carril y se formaban unos atascos alucinantes. Este punto no me ha gustado nada, pero seguro que si vas otro día cualquiera no te encuentras esto.



Si quieres sacar unas fotos alucinantes de este sitio. Lo mejor es un día con nubes y esperar que el sol apunte donde quieras para poder tomar la fotos con distintas tonalidades.

Ahora nos queda llegar a la Cascada del Caozo, ya tenemos pocas horas de luz, Si no me doy un poco de prisa tendré la noche encima. Son 99 km, Este es el camino para llegar CLIC AQUI el cual vamos por carreteras perdidas de Dios con grandes campos de olivos y tierra rojiza. Os aseguro que mola un montón.

Hasta Rio Malo de Abajo me conocía el camino pero este es nuevo para mí.

Cuando estéis por Villar de Plasencia vais a subir un puerto y vais a poder ver unas vistas alucinantes del Embalse de San Gabriel y Galán, al fondo La Sierra de Francia.



A nuestra derecha según avanzamos veremos el Embalse de Plasencia. Otro paisaje bonito en el camino.



Llegamos a la Cascada del Caozo la cual ya conocía de otra ruta en moto. Justo cuando llegué había poca luz y pude hacer fotos con velocidad lenta de obturación para dar un aspecto especial.




Ahora nos toca la vuelta. Unos 200 km de noche. Esto no mola nada porque justo por la noche salen muchos animalitos y se te cruzan en la carretera. Lo que hago yo es ponerme detrás de algún coche y me sirve tanto para guiarme en la curvas que pueden venir como para hacerme de escudo. 

Ya cuando llevo unos 400 km empiezo a notarme cansado y pensando en llegar. Es de noche y poco se puede ver ahora. Hago varias paradas porque tengo entumecida la mano derecha y para poder estirarme un poco. Llego a casa cansado pero no reventado.

La verdad es que me lo he pasado de lujo, hacía tiempo que no me pegaba un viaje como este y solo en un día.

Espero que os haya gustado la crónica del viaje y que dejéis algún comentario en el blog.

Venga, pues muchas gracias a todos por seguir ahí y espero que pronto pueda escribir alguna crónica más. Saldré más veces con la moto y si es algo que ya he escrito me limitare a subir algún video en Facebook o instagram que eso también mola.


SUSCRIBIRSE EN EL CANAL DE YOUTUBE

INSTAGRAM: el viajero motero

FACEBOOK: El viajero motero

TWITTER: @ELVIAJEROMOTERO

YOUTUBE: EL VIAJERO MOTERO

GOOGLE+: EL VIAJERO MOTERO

FLICKR: EL VIAJERO MOTERO